Asamblea en la Isla: la historia como esencia viva de la nación

Filiales

Por: Wiltse Javier Peña Hijuelos

La Asamblea General de la filial pinera de la Unión de Historiadores de Cuba, celebrada el 16 de abril, resultó trascendental por su calidad y la buena participación de sus asociados y de los invitados de otras organizaciones e instituciones con las cuales la Unhic mantiene relaciones de trabajo. Fue realizada coincidiendo con el 61 aniver­sario de la proclamación del carácter socialista de la Revolución por Fidel y estuvo encabezada por la primera secretaria y miembro del Comité Central, Zunilda García Garcés, el presidente de la Unhic, Jorge Luis Aneiros Alonso, y los vice­ministros de Cultura, Fernando Rojas Gutiérrez y Fernando León Jacomino. Luego de un amplio debate del quehacer de los historiadores tanto en la enseñanza y la di­vulgación, como en la investigación, en el cual se resaltaron logros e insuficiencias, se procedió a elegir el Comité Provincial —categoría conferida al municipio especial en los nuevos Estatutos—. Este quedó presidido por Nancy Ramírez Ramos e integrado, además, por Odalys González Her­nández, vice presidenta primera; Moraima Peraza Acosta y Dayma Gálvez Guerra, vicepresidentas; Nurisel Álvarez Medina, organizadora; Javier Ne­grín Ruiz, al frente de la actividad científica y Linet Gordillo Guillama, en divulgación. Además, tres pineros fueron elegidos delega­dos a la Asamblea General a nivel nacional, la cual debe efectuarse del 29 al 30 de junio próxi­mo: Beatriz Gil Sardá, Moraima Peraza Acosta y Roberto F. Unger Pérez. Un número igual de miembros recibieron la Distinción por la Cultura Nacional: Roberto Francisco Únger Pérez, José Quintana Vega y Julio César González Laureiro. Al hacer las conclusiones, Zunilda García ex­presó: “En todos los tiempos y especialmente en la actualidad, el conocimiento de la historia es una poderosa arma para fortalecer los principios de identidad, patriotismo, independencia y so­beranía, porque, como conocemos, el pueblo que olvida su historia es presa fácil en las garras del enemigo”. Y sobre las tareas más urgentes, pre­cisó: “[…] tenemos la enorme necesidad de que los contenidos históricos estén cada vez más en las redes sociales, en internet y en plataformas digitales, como EcuRed”. Significó que “[…] estamos llamados a cau­tivar con la palabra y con las manos, con la re­flexión y la emoción […] Jamás podrá ser some­tido un pueblo con una historia tan genuina […] historia que debemos —enfatizó— seguir reco­giendo y escribiendo, porque en ella habrán de mirarse las generaciones futuras”.