Saturday, 08 de August de 2020 02:32
Home

Un libro sobre la Patrona de Cuba

E-mail Imprimir PDF
Por María del Carmen Muzio.
Colaboración de la filial provincial de la UNHIC de Matanzas
Publicado en el blog www.elcardenense.blogspot.com
 
En la finalizada Feria del Libro de este año fue presentado el texto Yo soy la virgen de la Caridad de Ernesto Álvarez Blanco. A pesar de la poca divulgación, los ejemplares que se llevaron al recinto del complejo Morro-Cabaña se vendieron en su totalidad. Publicado por RBA Libros, S.A., Barcelona, 2010, consiste en una amplia investigación sobre la Patrona de Cuba. En ella podemos apreciar desde los Autos de 1688, la Novena a la Virgen, Oración, Himno, la Carta de Solicitud de los Veteranos de la Guerra de Independencia a S.S. Benedicto XV, la Autorización de 1936 por el Venerable Capítulo Vaticano para su Coronación Litúrgica hasta la Homilía de S.S. Juan Pablo II en su visita a Cuba en 1998, entre otros materiales de interés recopilados por su autor.
Ernesto Álvarez Blanco (Cárdenas, 1968) posee innumerables premios y reconocimientos por su labor como museólogo en la ciudad de Cárdenas y además posee un amplio espectro en el campo investigativo. También ha obtenido distinciones literarias y ha publicado innumerables folletos, plaquettes y libros. Ofrecemos a los lectores esta breve conversación, en vísperas del 400 Aniversario del Hallazgo de la Virgen de la Caridad, con este estudioso de nuestra Virgen.

Eres museólogo de formación, ¿Desde cuándo te interesaste por la investigación histórica? ¿Algún hecho en específico lo motivó?

Desde muy pequeño me interesaron los museos y monumentos a los cuales llegué definitivamente a través del coleccionismo, especialmente de la numismática, afición en la cual me inicié a los 7 años de edad. Desde entonces coleccioné de todo un poco y guardé, como hasta ahora, cientos de recortes de prensa y numerosos libros sobre la historia de Cárdenas y de Cuba, la numismática, la arqueología, el patrimonio y otros temas de interés. Mi acercamiento desde niño al excepcional museo “Oscar M. Rojas” de Cárdenas, segundo de su tipo inaugurado en Cuba, en el que trabajé como museólogo durante muchos años, me convirtió en un enamorado de la historia de Cárdenas, de Cuba y del mundo, especialmente, la de la antigüedad, en un apasionado museólogo y sobre todo, en investigador e historiador consecuente. Realicé mis primeras investigaciones serias entre 1985 y 1988, mientras estudiaba museología en el Centro de Superación Profesional y Artística de Matanzas, entre ellas, destaco por su importancia y aportes, mi Tesis de Grado titulada Cárdenas; prehistoria de la Ciudad, publicada en Avilés, Asturias, en el 2008. Dicha Tesis fue premiada en 1989 en el IV Encuentro Nacional de Investigadores del Patrimonio Cultural y fue declarada en 1991 Logro Científico del Quinquenio 1986–1990. Desde entonces, he realizado cerca de un centenar de investigaciones, la mayoría inéditas.

¿Qué te incentivó a realizar tan exhaustivo estudio sobre la Patrona de Cuba?

Como he contado en el premio del libro, me hallaba en Sevilla en el 2009, gracias a la empresa barcelonesa Praedium Desarrollos Urbanos S.L, la Fundación Theo Habana Collections y la Fundación Catalunya – América, haciendo realidad mi sueño de hurgar en la excepcional papelería de Cuba que atesora el Archivo General de Indias, con objeto de escribir un libro sobre el reinado de Felipe III en Cuba (1598-1621). Una mañana del mes de febrero, muy lluviosa por cierto, mientras revisaba el legajo 363 de la Audiencia de Santo Domingo, pude leer por vez primera la copia de los Autos de 1688, ordenados por el juez oficial y provisor y vicario de Santiago de Cuba, doctor Roque de Castro y Machado, a instancia del monarca y que formó el cura beneficiado de la parroquial de las minas de Santiago del Prado, Juan Ortiz Montejo de la Cámara ante el notario mayor de aquel juzgado, alférez Antonio González Villarroel, enviada al rey Felipe V por las autoridades civiles y eclesiásticas de la más calurosa de las ciudades cubanas, como parte de la respuesta a una Real Cédula fechada el 7 de julio de 1737; la cual constituye, por su significación y contenido, como de seguro ya sabes, un documento de excepcional importancia para la historia de Cuba. Se lo comuniqué de inmediato a mi representante legal y mecenas, el doctor Alfonso Cirera Santasusana, y muy pronto convinimos en la necesidad de dar a conocer el contenido del documento, pues este proceso canónico durante decenas de años se creyó perdido para siempre, víctima posiblemente del clima y las polillas o del accidente que hizo se destruyera, en 1906, el primitivo santuario. Por este motivo, ni el sabio cubano Don Fernando Ortiz, autor de un libro sobre este particular, ni otros investigadores que trabajaron el tema antes e incluso después que él, tuvieron acceso a este documento, así que debieron conformarse con saber que había sido utilizado como principal fuente de consulta por el reverendo padre Onofre de Fonseca Arce y Bracamonte, primer capellán que tuvo la ermita de la Caridad del Cobre, para escribir en 1703 un libro sobre el hallazgo de la imagen de la Virgen y su posterior historia, que fue publicado en 1829.

Solicité de inmediato una copia del documento al Archivo, la cual me hicieron enseguida. De regreso a Barcelona, el Dr. Cirera y yo enamoramos al Sr. Ricardo Rodrigo, presidente de RBA Libros, quien acogió la idea con entusiasmo, al igual que su equipo de editores y correctores. De regreso a Cuba, y con la ayuda de mi esposa, la Lic. Madelayne Fernández Vera, transcribí el documento y le coloqué las notas y aclaraciones necesarias para hacerlo más comprensible a los lectores de hoy, mientras tanto realizamos una exhaustiva investigación, especialmente en Santiago de Cuba, que nos llevó también a entrevistarnos con monseñor Carlos M. de Céspedes y la doctora Olga Portuondo, Historiadora de Santiago de Cuba y autora de un imprescindible libro sobre el tema, para escribir el ensayo introductorio que, junto a los anexos, conforman el libro, el cual fue escrito en solo 3 meses.

Debido a que el próximo año se conmemora el cuatrocientos aniversario del hallazgo de la Caridad, ¿podremos contar con una publicación por alguna editorial cubana de tu libro Yo soy la Virgen de la Caridad?

Mucho nos gustaría que alguna editorial cubana se interesara en publicar el libro. No obstante, tenemos en existencia en el país, cerca de 1000 ejemplares, los cuales aun no hemos podido comercializar en nuestras librerías y que ponemos a disposición de las autoridades eclesiásticas cubanas, por si se interesan en hacerlo, de cara al 400 aniversario del hallazgo de la imagen de la Virgen. También mi representante legal negocia en este momento una posible edición en inglés, la cual estará a cargo también de RBA Libros.

¿Qué proyectos investigativos futuros tienes?

Después de dedicar 2 años a transcribir decenas de cartas de los gobernadores, obispos y funcionarios de la Corona en Cuba al rey Felipe III así como las reales cédulas y cartas reales, dictadas por el citado Monarca, para responder a quienes le escribían desde la Isla, cuyas copias digitales traje en el 2009 del Archivo General de Indias, redacto en este momento el primer volumen de los 3, que tendrá mi próximo libro titulado Felipe III y La Dorada, el cual trata de dar luz a uno de los períodos más oscuros y menos estudiados de la historia de Cuba (1598-1621), llamado a veces por algunos historiadores como la Edad Media de Cuba, signado por el contrabando y la piratería, pero donde ocurrieron, sin embargo, importantes acontecimientos y hechos insólitos de la historia nacional, entre ellos, el secuestro del obispo fray Juan de las Cabezas Altamirano, cuyo rescate dio lugar al conocido poema Espejo de Paciencia.

También, tengo en fase de terminación un libro sobre el culto en Cuba a la Virgen de Montserrat, Patrona de Cataluña.